Solo 1 de cada 3 mujeres llega a su máximo placer: ¡Conoce los secretos!

El Sistema de Salud británico define el orgasmo femenino como “una liberación intensa y placentera acompañada de contracciones de los músculos de la zona genital. Si sigue recibiendo estimulación, una mujer puede alcanzar más de un orgasmo después del primero”.

Y tú, ¿Ya tuviste uno?

Tracey Cox, experta en sexo y relaciones, explicó al Huffington Post Reino Unido que el hecho de que creas que no has tenido nunca un orgasmo no significa que no lo hayas tenido.

“Sí, es una pregunta un poco rara porque seguro que tu respuesta es ‘si lo hubiera tenido, no estaría leyendo esto, ¿no?’. La cuestión es que, gracias a la prensa y al porno, donde los orgasmos son explosivos y demasiado dramáticos, algunas mujeres creen que son mucho más intensos de lo que son. ¿Has sentido cómo iba aumentando el placer y alguna contracción, aunque sea pequeña? Si la respuesta es ‘sí’, es probable que estés experimentando orgasmos, pero pequeños”.

Esta aclaración es importante porque si estás teniendo orgasmos, pero no los reconoces, tienes que centrarte en hacerlos más intensos (mediante los ejercicios de Kegel, que ayudan a fortalecer el suelo pélvico) en vez de en la idea de que nunca los tienes.

Cox explica que hay varias razones por las que las mujeres tienen dificultades para llegar al orgasmo. Los motivos pueden ser los siguientes:

1.- Estar muy ocupada, estresada o enfadada.

2.- No entender cómo funciona el cuerpo de una misma.

3.- No tener seguridad en una misma en el aspecto sexual.

4.- Falta de comunicación sexual.

5.- Haber mantenido relaciones sexuales traumáticas en el pasado.

6.- Sentir que la pareja le mete prisa.

7.- Sexo doloroso.

8.- Estar aburrida de la pareja o no sentirse atraída por ella.

Incluso si no eres capaz de identificar cuál es el problema, puede seguir habiendo un motivo que no hayas descubierto y que te afecte.

¿Por qué a las mujeres les resulta más difícil?

Pocas personas (mujeres incluidas) se dan cuenta de lo mucho que se puede tardar. Es muy común que las mujeres necesiten como mínimo 20 minutos de estimulación repetitiva y constante para alcanzar el orgasmo, y no es nada raro que se necesiten 40 minutos (o más) de estimulación clitoriana para llegar al orgasmo. Mike Lousada, experto en terapia psicosexual, explicó al HuffPost Reino Unido: “El orgasmo masculino es un proceso mecánico mucho más sencillo que el femenino. El orgasmo femenino es muy complicado y está relacionado con las funciones afectivas y cognitivas, aparte de las fisiológicas. Es importante cómo se sienten con ellas mismas y con su pareja. Por eso, una mujer necesita sentirse segura para alcanzar el orgasmo”.

¿Cómo puedo llegar al orgasmo?

Cox declara que solo 1 de 3 mujeres llega al orgasmo y continúa con lo siguiente: “Unas palabras de ánimo: el primer orgasmo a solas puede tardar una eternidad en llegar, pero cuanto más repitas, más fácil y rápido es”.

1.- Empieza con un vibrador: “Algunos terapeutas lo desaconsejarán y recomendarán empezar con los dedos y dejar al vibrador como último recurso. Es muy importante poder alcanzar al orgasmo utilizando sólo los dedos, pero un vibrador es el instrumento más eficaz para alcanzarlo fácilmente. Es prácticamente imposible no hacerlo si se usa un vibrador. Mantenlo en contacto con los labios, en la parte de arriba, para que la vibración le llegue al clítoris desde abajo. Prueba a moverlo y a cambiar de ángulo, de velocidad y de presión hasta que llegues al orgasmo. Es tan simple como ponerlo donde dé placer (y dejarlo ahí)”.

2.- Evita sucumbir a la necesidad de parar cuando aumente el placer: “La sensación de un orgasmo asusta la primera vez que lo experimentas. A mí también me dio miedo, pensé de verdad que iba a explotar y hacerme pis encima. Pero lo que pasa es que una gran cantidad de sangre se dirige a la zona genital y del clítoris. Sencillamente, un orgasmo es el momento en el que se devuelve toda la sangre al cuerpo y se siente la euforia. Con suerte, una vez entiendas lo que está pasando, te dará menos miedo la sensación”.

3.- Añádele erotismo y utiliza un lubricante femenino: “Fantasea sobre algo sexual que hayas hecho y que te haya excitado o sobre algo que te gustaría hacer. Lee un libro de fantasías sexuales, busca arte erótico o incluso ve porno. Intenta apretar el suelo pélvico y acuérdate de respirar profundamente”.

Artículos relacionados

Loading...

Suscríbete

Ingresa tu correo electrónico para recibir noticias y promociones de azucena

Gracias por registrarte

Pronto estaremos enviandote novedades de azucena